Ayuno intermitente, ¿funciona?

El ayuno intermitente es una práctica nutricional que se ha hecho muy popular en los últimos años. Este tipo de patrón alimentario consiste en alternar periodos de ingesta de alimentos con periodos de ayuno total o parcial. El ayuno intermitente puede combinarse con una restricción calórica como estrategia para perder peso. Existen diversas modalidades. Los distintos métodos de ayuno intermitente se diferencian principalmente en la cantidad de días de ayuno y las calorías que se consumen.

Se considera ayuno al hecho de permanecer como mínimo un periodo de entre 10-14h sin ingerir alimentos. El tipo de ayuno intermitente más frecuente es el ayuno de ventana, que consiste en dividir el día en dos etapas, una en la que comemos y otra en la que ayunamos. Básicamente consiste en alargar el ayuno que realizamos durante el periodo de sueño, ya que gran parte del ayuno se realiza en este momento.

Entre las modalidades más frecuentes de ayuno intermitente se encuentran:

  • Ayuno 12:12. Consiste en realizar intervalos de ayuno de 12 horas y repartir las diferentes comidas del día durante las 12 horas restantes.
  • Ayuno 14:10. Igual que el ayuno 12:12 pero en este caso el periodo de ayuno se prolonga a 14 horas.
  • Método 16:8. En este caso se realizan 16 horas de ayuno y concentramos la ingesta de alimentos durante 8 horas.
  • Alternate-Day Fasting (ADF). Consiste en realizar ayunos de 24 horas uno o dos días a la semana, lo que se conoce también como eat-stop-eat. En este último caso el ayuno no debe realizarse en días consecutivos. La transición a este tipo de estrategia de alimentación debe realizarse de forma progresiva. Hay que tener en cuenta que el ADF puede no ser recomendable en personas con determinadas enfermedades.

¿Realmente funciona el ayuno intermitente para perder peso? Y lo más importante, ¿es saludable?

Hay que mencionar que en el mundo de la nutrición esta práctica alimentaria cuenta con defensores y detractores. En cualquier caso, el ayuno intermitente para bajar de peso debe realizarse bajo control y estar supervisado por un dietista-nutricionista. Entre otras cosas para evitar carencias nutricionales y el temido “efecto rebote”, es decir, que se recuperen los kilos que hemos perdido o incluso ganar más.

El ayuno intermitente es una modalidad de alimentación que principalmente se centra en los periodos en los que debemos comer. No se trata de dejar de comer o eliminar ciertos alimentos, sino en realizar las ingestas en determinados intervalos de tiempo. Hay que tener claro que el ayuno intermitente hay que adaptarlo de forma individual a cada persona, según sus características específicas y necesidades nutricionales.

El principal beneficio de esta práctica de alimentación es bajar de peso, lo que de por sí ya es importante para la prevención de muchas patologías como las enfermedades cardiovasculares. Además de esto, el ayuno intermitente parece que puede tener otros beneficios para la salud como un efecto antiinflamatorio y el aumento a la resistencia al estrés y a la oxidación, que son mecanismos involucrados en numerosas enfermedades, así como en el proceso de envejecimiento.

El ayuno Intermitente para perder peso, al igual que otras dietas, debe estar acompañado de un cambio en los hábitos de alimentación y estilo de vida. Los tiempos de ingesta deben estar basados en una dieta sana y equilibrada, si no el ayuno intermitente se convierte en una dieta de moda más, como tantas otras que circulan por la red y que no tienen mucho sentido, o incluso pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Ayunar no es excusa para comer mal el resto del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.