Colágeno y ácido hialurónico, la combinación ganadora

El paso del tiempo pasa factura a nuestra piel y, generalmente, a partir de los 35 años empiezan a aparecer los primeros síntomas del envejecimiento. Además de la edad, existen otros factores como la genética, la exposición solar, un estilo de vida poco saludable, la contaminación o el estrés que también afectan a la salud y aspecto de nuestra piel.

 

El envejecimiento natural de la piel comienza en torno a los 25 años cuando empieza a perder colágeno y elastina. Aunque este proceso se inicia a esta edad, los signos del envejecimiento en el rostro no son apreciables hasta años después. Este proceso de envejecimiento natural de la piel, como hemos mencionado anteriormente puede verse acelerado por factores ambientales.

 

¿Cuáles son los síntomas del envejecimiento?

 

  • Líneas de expresión alrededor de boca y ojos.
  • Arrugas.
  • Aspecto de la piel no uniforme.
  • Falta de luminosidad.
  • Aparición de manchas. En la mayoría de los casos las manchas oscuras en la piel se producen como consecuencia de la exposición solar (fotoenvejecimiento).
  • Mayor deshidratación de la piel con lo que se vuelve más seca y tirante.

 

El proceso de envejecimiento de nuestra piel es inevitable, pero sí podemos actuar sobre los elementos externos que aceleran dicho proceso, por ejemplo: proteger nuestra piel de la exposición solar; adquirir unos hábitos que mejoren el estado de nuestra piel como una alimentación saludable; dejar de fumar; evitar el consumo de alcohol; y realizar deporte. Además de adquirir hábitos saludables en nuestra rutina de cuidado facial debemos prestar atención a la hidratación de la piel. Además de hidratarla podemos incorporar elementos que mejoren su estado como el colágeno y el ácido hialurónico.

 

Colágeno y ácido hialurónico, los aliados de tu piel

 

El colágeno y el ácido hialurónico son componentes naturales que forman parte de nuestro organismo. En el caso de la piel el colágeno aporta elasticidad y firmeza. Por otro lado, la principal propiedad del ácido hialurónico es su capacidad para atraer y retener el agua. Esta capacidad hidratante del ácido hialurónico es importante para mantener la elasticidad de la piel.

 

La mayoría de los cosméticos para el cuidado facial como las cremas antiarrugas contienen colágeno y ácido hialurónico entre sus ingredientes. Esto es debido a que la combinación de ambos componentes aporta mayor elasticidad e hidratación a la piel, lo que se traduce en un aspecto más terso y luminoso. Al utilizarlos de forma conjunta obtendremos mejores resultados que al hacerlo de forma separada ya que el colágeno y el ácido hialurónico se complementan entre sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.