Consejos para cuidar tu piel del frío

Lluvia, viento, frío, y el descenso de la humedad relativa propios del clima invernal puede causar estragos en nuestra piel, especialmente en la de las zonas más expuestas como son la cara, cuello y manos.

El frío afecta a nuestra piel de diferentes formas. Por un lado, hace que los capilares sanguíneos se contraigan, con lo que la irrigación y el flujo de nutrientes y de oxígeno a la dermis disminuye. Además, la epidermis no se renueva con tanta frecuencia y se acumulan las células muertas que hacen que nuestra piel luzca apagada y sin brillo. Además del frío y el clima adverso del invierno, también se suma el uso de los sistemas de calefacción que también deshidratan y resecan nuestra piel. Por todos estos motivos en esta época del año nuestra piel se vuelve más tirante, apagada y sensible.

¿Cómo podemos minimizar los efectos del frío sobre nuestra piel? Te dejamos unos consejos para proteger tu piel en invierno.

  • Hidratación diaria. Es clave para mantener una piel saludable y en perfecto estado. Aplicar una crema hidratante después del baño sobre la piel húmeda favorece que el agua quede retenida en la superficie de la piel favoreciendo su hidratación.

  • La temperatura del agua al ducharnos debe ser lo más baja posible y no prolongar la ducha en exceso. El agua muy caliente reseca mucho nuestra piel. Durante la ducha debemos evitar usar jabón en exceso. Mejor utilizar productos de higiene que sean hipoalergénicos y que alteren lo menos posible la capa lipídica de la piel. En nuestra farmacia podemos asesorarte de los más adecuados según las características de tu piel.

  • Utilizar un protector labial en forma de bálsamo o barra. Mejor si incluye protección solar. La piel de los labios es muy sensible y tiende a resecarse mucho en invierno. Un protector labial nos ayudará a proteger la piel de nuestros labios del frío y viento y evitará la sequedad.

  • ¿Protector solar en invierno? ¡Sí! Especialmente en las pieles secas y sensibles. Aunque sea invierno los rayos UV del sol también actúan en esta época del año.

  • Cuidado de manos. Ahora que nos lavamos las manos con más frecuencia y además utilizamos gel hidroalcohólico debemos utilizar una crema de manos que hidrate nuestras manos en profundidad. Si queremos protegerlas del frío y evitar las rojeces y la aparición de sabañones es recomendables que en el exterior usemos guantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.