Copago farmacéutico: ¿Cómo te afecta?

Cada cierto tiempo oímos informaciones en las noticias acerca del copago farmacéutico, pero qué es esto del copago y cómo me afecta como usuario cuando compro en la farmacia.

Cuando nos recetan un medicamento en la seguridad social y vamos a comprarlo a la farmacia debemos saber que no pagamos el precio total del medicamento, sino un porcentaje, es a esta cantidad que pagamos lo que se denomina copago.

El porcentaje de copago varía según la situación de cada paciente en cuanto a renta, tipo de tratamiento, así como si somos pensionistas o no. Aquí os mostramos un resumen con la información correspondiente al copago farmacéutico.

Medicamentos exentos de copago:

  • Para afectados del síndrome tóxico y personas con discapacidad (según la normativa específica de cada caso).
  • Personas que reciban rentas de integración social.
  • Ciudadanos con pensiones no contributivas.
  • Desempleados que hayan perdido el derecho a subsidio.
  • Personas con tratamientos derivados de accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

En el resto de casos, las personas en situación activa (no pensionistas) tenemos que abonar un porcentaje en función de la renta: 40% para menos de 18.000 € al año; 50% si nuestra renta está entre 18000 € y 100000 €; y 60% si nuestra renta es superior a 100000 €.

En el caso el caso de los pensionistas los porcentajes son los mismos que para personas activas, pero con unos límites máximos. Así, los límites de copago máximo para los pensionistas con una renta inferior a  18.000 euros son de 8,23 euros/mes; de 18,52 euros/mes para pensionistas con una renta igual a 18000 euros o superior pero sin alcanzar los 100000 euros; y de un máximo de aportación mensual de 61,75 euros/mes para rentas superiores o iguales a los 100000 euros.

Como en Andalucía contamos con la tarjeta sanitaria electrónica los porcentajes que se nos aplican se hacen de forma automática en la farmacia, no teniéndonos que preocupar por llevar ninguna documentación encima a la hora de comprar las medicinas, sólo nuestra tarjeta sanitaria. Igualmente, si somos pensionistas y ya hemos alcanzado el máximo de copago según nuestra renta, ya no tendremos que abonar nada y el medicamento tendrá coste cero.

El copago es por tanto la parte del precio de un medicamento que debemos pagar cuando nos lo han prescrito dentro del Servicio Andaluz de Salud, ya sea por el médico de atención primaria o por un especialista. Realmente tenemos la suerte de que nuestros medicamentos están en parte financiados por el Estado a través de las Comunidades Autónomas. Y ya que el gasto farmacéutico de la Seguridad Social supone una cantidad bastante elevada, está en nuestras manos hacer un uso adecuado de este beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *