Labios hidratados en invierno

Labios hidratados en invierno

Publicado en: Consejos | 0

El frío invernal, el viento y la calefacción que utilizamos para combatirlos perjudican a nuestra piel en general y especialmente a la fina y sensible piel de los labios. Mantenerlos bien hidratados es fundamental para protegerlos en los meses de frío y evitar que se produzca sequedad y agrietamiento.

Para tener unos labios suaves e hidratados es importante cuidarlos durante todo el año pero durante el invierno hay que tener un cuidado especial ya que en esta época es donde más sufren las inclemencias del clima.

 

¿Cómo mantener los labios hidratados en invierno? 

Lo primero que debemos hacer para mantener los labios hidratados es evitar pasar la lengua constantemente por su superficie. Cuando sentimos los labios secos, los humedecemos de forma instintiva con saliva creyendo que ayudará a mejorar la sequedad. Sin embargo, el efecto que conseguimos con este acto es justamente el contrario, los resecamos más.

Cuando notamos los labios secos es el momento de aplicar una bálsamo de labios para hidratarlos. En el mercado hay una extensa gama de hidratantes de labios. Es importante tener presente en la elección el tipo de hidratante y cuáles son sus componentes de forma que seleccionemos el más adecuado para nosotros. Algunos tipos de hidrantes suelen incorporar en su fórmula compuestos que ayudan a la cicatrización de las heridas. Además, si tiene incorporado factor de protección mejor, porque así además de hidratarlos los protegemos de los efectos nocivos del sol, una de las principales causas de la sequedad en los labios.

 

Pero ¿y si ya tenemos la piel levantada?

Es este caso hay que evitar mordisquear las pieles y en su lugar exfoliar la superficie del labio. La exfoliación ayuda a eliminar las pieles y células muertas, favorece la renovación de la piel y que al aplicar el bálsamo hidratante este penetre con mayor facilidad. Pero los exfoliantes deben de ser usados con moderación, como mucho una vez a la semana ya que pueden eliminar la protección natural de los labios y resecarlos aún más.

 

¡La hidratación es la clave!

Es muy importante no olvidar hidratarnos desde el interior. La deshidratación es una de las principales causas de los labios resecos. Es fundamental beber agua y tomar alimentos saludables como frutas y verduras. Notarás tu piel, no solo la de los labios, más hidratada y tersa.

 

Sigue estos consejos y presume de unos labios hidratados este invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *