Recomendaciones en la pérdida de peso

Perder peso no se trata únicamente de una cuestión estética. Aunque es cierto que al estar más delgados solemos vemos mejor, no debe ser esta la principal razón que nos mueva a adelgazar. Bajar de peso es sobre todo una cuestión de salud. El sobrepeso y la obesidad conllevan consecuencias graves para nuestra salud como tener un mayor riesgo de padecer determinadas enfermedades como la diabetes, hipertensión, colesterol alto y enfermedades cardiovasculares, entre otras patologías.

Así que, además de la parte estética, nuestra salud debe ser la principal razón para dejar atrás esos kilos de más que hemos ido añadiendo a nuestra figura.

¿Cómo podemos bajar de peso?

Para perder peso hay que realizar una serie de cambios en nuestros hábitos de alimentación y estilo de vida.

Además de realizar ejercicio físico de forma  regular, es importante adoptar una dieta saludable que nos garantice una pérdida de peso progresiva y estable y que sea acorde a nuestras necesidades específicas: grado de sobrepeso u obesidad; modo de alimentación; grado de actividad física; motivación para cumplir la dieta, etc.

 

Para adelgazar no hay que dejar de comer, sino comer de la forma correcta y acorde a nuestras necesidades nutricionales y actividad diaria. Algunas recomendaciones generales que debemos tener en cuenta a la hora de perder peso son:

 

  • La dieta debe ser variada e incluir alimentos de todos los tipos y en las cantidades adecuadas: verduras y hortalizas, fruta, lácteos, cereales, legumbres, carnes magras, pescados, grasas saludables como el aceite de oliva virgen, etc.
  • Evitar las comidas procesadas, los alimentos con exceso de grasas, fritos, salsas y los dulces y alimentos azucarados.
  • Evitar las bebidas alcohólicas y azucaradas.
  • Realizar actividad física de forma regular.
  • Controlar las porciones de comida.
  • Beber agua, al menos dos litros al día, para tener una buena hidratación.

 

Cualquier dieta no vale para perder peso

Es especialmente importante evitar las dietas milagro o las restrictivas que eliminan grupos de alimentos como los hidratos de carbono, proteínas o grasas. Igualmente no son nada recomendables las monodietas basadas en comer únicamente en un tipo de alimento (alcachofa, piña, sirope de agave…) durante un tiempo determinado. Nuestro organismo necesita todos los nutrientes (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales)  en las cantidades adecuadas.

Con las dietas restrictivas se suele perder peso porque nos hacen perder líquidos y masa muscular y no demasiada grasa. Además, suelen provocar el indeseable “efecto rebote”.

 Tener un peso saludable es fundamental para nuestra salud y bienestar. Si te has decidido a bajar de peso lo más adecuado para hacerlo con éxito es que te pongas en manos de un experto. Un dietista nutricionista puede elaborar una dieta específica y darte unas pautas de alimentación personalizadas acorde a tus necesidades concretas. No todos somos iguales, tenemos las mismas necesidades nutricionales, ni bajamos de peso de la misma forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *