Suero oral de farmacia: ¿para qué sirve y cuándo utilizarlo?

El suero oral es una fórmula que se administra en casos de deshidratación producida, sobre todo, por diarreas y vómitos. Normalmente se administra en formato líquido y tiene como objetivo reponer el organismo de todos aquellos minerales que el cuerpo necesita para estar sano y funcionar con normalidad.

Aunque en la mayor parte de las ocasiones la pérdida de agua en el organismo se debe a cuadros de diarreas y vómitos, hay otros motivos que pueden causar deshidratación como las insolaciones, la sudoración excesiva, la fiebre, o una micción muy frecuente.

Cómo evitar la deshidratación

Como hemos comentado, la deshidratación es consecuencia de algunas patologías, pero existen una serie de pautas que podemos seguir en nuestro día a día para dar a nuestro cuerpo la dosis necesaria de agua que necesita para funcionar correctamente:

  • Beber agua, unos 2 litros o 2 litros y medio a lo largo del día, aunque no haya sensación de sed.
  • Mantenerse hidratado antes y después de realizar algún deporte o actividad física.
  • Evitar bebidas con cafeína, pues promueven la deshidratación.
  • Tomar frutas ricas en agua como sandía, naranja o piña.

Ante todo, es importante que los grupos de riesgo como los niños, las personas ancianas o las mujeres embarazadas se hidraten correctamente, pues son más propensos a sufrir deshidrataciones.

Quién puede utilizar suero oral

En principio, cualquier persona con síntomas de deshidratación puede tomar suero oral, aunque existen algunos casos en los que su uso no está recomendado. Por ejemplo, en personas que sufren insuficiencia cardíaca o renal, en diabéticos, o en aquellas personas que tengan hipersensibilidad hacia alguno de los componentes del suero oral, entre otras.

Antes de tomar suero oral consulta a tu farmacéutico o visita a tu médico. Y recuerda siempre no automedicarte sin haberlo consultado antes con un profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.