Protección solar de cicatrices ¿Qué opciones hay?

Se acerca el verano, y aunque siempre hay que extremar las precauciones y proteger las cicatrices del sol, en esta época del año hay que tener especial cuidado ya que la radiación solar incide con mayor fuerza. Al contrario de lo que creen muchas personas las cicatrices no mejoran o desaparecen con el sol. Cuando las exponemos al sol es muy fácil acabar con marcas en la piel. Además, el sol dificulta que las cicatrices se recuperen de forma adecuada.

El sol puede provocar una hiperpigmentación en la cicatriz provocando la aparición de una antiestética mancha marrón sobre la misma. Aunque esta mancha puede aclararse con el tiempo, el proceso puede durar bastante tiempo.

En el caso de las cicatrices recientes, lo más recomendable es evitar el sol. Si inevitablemente debemos exponerla al sol es importante proteger adecuadamente  la cicatriz.

¿Cómo podemos proteger las cicatrices del sol?

  • Imprescindible utilizar un protector solar. Aplicar sobre la cicatriz una crema solar de factor mínimo de SPF50+. Son recomendables los protectores solares que se pueden aplicar fácilmente y se extienden bien sin dejar la piel blanca. Si es resistente al agua La piel de las cicatrices es más sensible por lo que debemos elegir una crema solar adecuada, hipoalergénica, sin perfume ni otros ingredientes que puedan ser irritantes o provocar reacciones alérgicas. En nuestra farmacia podemos asesorarte en la elección del protector solar más adecuado para ti.
  • Mantener la piel muy hidratada. Podemos utilizar productos como el aceite de rosa de mosqueta, que además de mejorar la hidratación presenta propiedades cicatrizantes. El aceite de caléndula y el aloe vera también son eficaces para regenerar la piel dañada pero el aceite de rosa de mosqueta es uno de los mejores aceites vegetales para regenerar la piel. Lo recomendable es aplicar primero el aceite de rosa de mosqueta sobre la cicatriz y luego el protector solar.
  • Parches reductores para Cicatrices. Este tipo de parches son apósitos adherentes que se colocan sobre la cicatriz. Dos de los productos más conocidos para tratar cicatrices recientes es Trofolastin reductor de cicatrices y Hansaplast Apósitos reductores de cicatrices. Este tipo de parches ayudan a la cicatrización y a que sean más suaves y planas. También reducen los cambios de coloración ocasionados por la exposición al sol. En el caso de utilizar este tipo de parches no es necesario aplicar un protector solar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *